Wu Fei & Abigail Washburn. Un banjo que suena a chino.

Wu Fei & Abigail Washburn” (2020) es el nombre del disco que estoy escuchando estos días y en el que se entrelazan a dúo todos los elementos que venían ya trabajando ambas artistas en el pasado: la cítara guzheng y el banjo, el mandarín y el inglés; el bluegrass y el folklore tradicional de china.

Es un disco de sonidos relajantes y a la vez poderosos. Evoca tradición y espacios abiertos. Abigail Washburn es una banjista estadounidense que también colabora con la citarista Wu Fei en el trío musical Wu Force, junto al instrumentista y compositor de Nashville, Kai Welch.

Washburn es una auténtica embajadora de la cultura china en Estados Unidos. Cursó estudios orientales y habla mandarín con soltura. En esta entusiasta y emotiva charla TED de hace unos años, precisamente, habla sobre el tender puentes entre las dos grandes potencias mediante el banjo:

Washburn y Fei son, además, amigas de hace mucho tiempo. Y esa relación de sintonía creo que se nota mucho en el álbum. En esta entrevista en NPR, por ejemplo, ambas departen sobre cómo una conversación en la que Washburn le pidió a Fei una canción para poner a dormir a los niños, dio origen a la primera canción del disco: “Water is wide / Wusuli Boat Song”. El tema proviene de la etnia Hezhen; una minoría que vive entre Siberia y China.

Mi canción favorita del álbum -que dura poco más de media hora y tiene diez temas-, es también la más larga y se titula “The Roving Cowboy / Avarguli”. Según leo en la review que hizo The Guardian, este tema combina una composición de los años veinte del banjista Frank Jenkins, con una canción de la minoría uigur.

Generative.fm

Generative.fm es “una colección de piezas musicales generativas” que podríamos catalogar como música ambiental. Según explica Alex Bainter, el creador de esta web, las melodías -que cambian todo el rato- no son grabaciones y están compuestas por un sistema capaz de dar continuidad al sonido sin limitación de tiempo ni repetirse.

Para quien le guste la música relajante mientras se concentra en alguna otra tarea, está bastante bien. A mi para esos menesteres me suele gustar la música de videojuegos.

Fuente: Alex Bainter