Te falta un papel

Hoy he tenido una de esas mañanas de papeleo. En principio era una cosa de trámite para conseguir mi ansiada tarjeta de residencia. Tenía todo en orden: originales, copias, fotografías, pasaporte…

Por supuesto, no ha sido tan sencillo. Cuando he llegado a la oficina para residentes de la UE, me he topado con un funcionario que, aparentemente, estaba en su primerito día de encargarse de esto. “Mmmm, no. Es que te falta un papel que diga…”, me ha dicho el quisquilloso caballero. Total, que vuelva usted dentro de unas semanas. Básicamente, porque me ha sido imposible conseguir el papelito dichoso esta misma mañana, que ya es perdida.

Pelear con la burocracia es una de las peores cosas cuando estás fuera de tu país para una larga estancia. En caso de que no lo sepáis, la libre circulación por la UE es una cosa de turistas y gente de mal vivir pero, para el resto de los mortales, es como el yogur al fondo de la nevera: el día menos pensado, va y se caduca. Entonces, tienes que hacerte la EU Residence Card.

En Grecia, el asunto del papeleo no es cosa menor, porque aquí la administración electrónica no está precisamente avanzada. Un montón de webs oficiales, diseñadas por su peor enemigo, no tienen ni certificado de seguridad; por haceros una idea. La Sanidad pública, en este y otros aspectos, es aún más complicada. Pero de eso hablaremos otro día.

Generalmente, hay mucho, mucho documento para trámites sencillos. Y que venga el nombre de tu padre en todo, por supuesto. Aún así, en el año y poco que llevo aquí he visto avances. Por ejemplo, ahora es más fácil abrir una cuenta bancaria que cuando llegué. Milagros de Nuestra Señora de la Pandemia.

El personal de la oficina -amablemente, eso sí- me ha anotado otra cita para más adelante, cuando tenga el documento que necesito, en una tosca agenda de papel llena de garabatos. Solo espero que no se pierda. También me han confirmado que, a falta de ese pequeño detalle que se les ha ocurrido hoy, todo bien.

En el apartado positivo, veo frutos en mis esfuerzos por aprender griego. Aunque aún no estoy a la altura de Aristóteles -que en su plaza descanse- mi tosco conocimiento del idioma me permite ya entenderme con la gente un poco en, por ejemplo, situaciones como esta. Porque el señor administrativo era picajoso con los documentos pero, de inglés, ni idea. Ligó, ligó, pero que Óxi, filo mou.

Digno de Larra.