Estándares de vida monetizados y la riqueza de Jeff.

«Una de las cosas que más me afectan es que a la gente de mi edad, para bien o para mal, nos han enseñado a monetizarlo todo, de forma que ese cualquier cosa se convierta en un trabajo extra. Yo me vi en esa trampa, sin duda. Quería tener algo que pudiera hacer por puro placer».

Jordan Calhoun. Redactor de Lifehacker. The New York Times.

Un redactor del blog Lifehacker, Jordan Calhoun, participó el otro día en la serie que el NYT dedica a lo que gente diversa hace en los domingos. Me llamó la atención porque esa generación es la mía (Calhoun tiene 37 años, solo dos menos que yo) y esa trampa también es la misma en la que me he visto yo envuelto tantas veces. El hecho de que tienes que sacrificar el puro disfrute de lo que te gusta para obtener un rendimiento extra con el que completar los exiguos salarios y poder llevar una vida más o menos plena y acorde a los estándares del siglo XXI. Además, la mayor parte de las veces no te sale; lo del monetizar, digo.

Esto último de los estándares es lo que a muchos se les escapa cuando critican que los jóvenes lamenten la precariedad y los salarios. «Pueden quitarse el Netflix; bien que pagan el fin de semana en Amsterdam con vuelo de Ryanair». Bueno, queridos, bienvenidos a nuestra época. Esos son los parámetros de vida razonables y, si queréis trabajar únicamente por comida y techo, podéis hacerlo vosotros mismos.

En realidad no se les escapa. Es que les jode. Lo quieren todo para ellos, los de siempre. Los esforzaos del todo heredao. El problema del mundo es que tu intentes pagar una suscripción a Filmin sacando dinero de debajo de las piedras y acumulando una pila de ansiedad por el camino. Nada que ver, en cambio, con la escalofriante acumulación de riqueza en manos de unas pocas -escasísimas- personas mientras que los demás quedamos a verlas venir y nuestros servicios públicos se deterioran.

El NYT de nuevo -es el periódico al que estoy suscrito y el que más leo, ¿Qué queréis?- publicó hace nada unas estupendas 9 formas de visualizar la riqueza de Jeff Bezos, el dueño de Amazon. Para que uno de los trabajadores de Bezos alcanzase la riqueza que este tiene ahora mismo, debería haber empezado a trabajar hace 4,5 millones de años. Y no haberse gastado ni un duro. 500$ dólares por segundo se embolsa Jeff en la saca. El problema es nuestra cuenta de Netflix, claro.