Si quieres estudiar mejor (y menos) empieza por estos 11 consejos

Muchas veces tenemos la sensación de que nuestro método de estudio no es el más adecuado, de que podríamos estudiar mejor y de manera más eficiente.

En el instituto, pero también muchas veces en la universidad, lo habitual era la táctica memorística. Tomar apuntes literales y luego volcarlos como un lorito sobre el folio en blanco del examen. Independientemente del resultado, era normal olvidar lo “aprendido” poco después de probar que podíamos recitarlo con mayor o menor éxito.

Ya habíamos hablado en este blog de algunas alternativas para mejorar en la retención de conocimientos cuando leemos. También de lo que recomienda Bill Gates. Pero en esta ocasión me ha llamado la atención esta charla del profesor emérito del Pierce College, Marty Lobdell.

Lobdell enseñaba psicología habitualmente y es el autor de un libro que lleva el mismo título que la clase magistral que hay en Youtube: “Estudia menos, estudia inteligentemente“. El vídeo tiene ya algún tiempo y una cantidad enorme de visitas, pero la verdad es que yo lo desconocía por completo.

Sin embargo, el otro día me tomé la molestia de sacar una hora de tiempo para “asistir” virtualmente a la clase del profesor Lobdell y sacar en claro algunos conceptos que nos permitirían estudiar de forma más inteligente si los aplicamos.

Estudiar mejor: técnicas y consejos prácticos

  • Haz pausas durante el estudio. Una idea es que te apliques en bloques de media hora, con descansos de cinco minutos en los que hagas algo que disfrutes de verdad. Después, vuelve a la tarea y verás como tu capacidad de concentración irá mejorando y alargándose con el tiempo.

  • Crea un área de estudio donde te sientas cómodo. Un escritorio, una lámpara de mesa y una pared en blanco es todo lo que necesitas. Dale la espalda a la cama y aléjate de la zona cuando empieces a distraerte. La zona de estudio es solo para eso.

  • Haz un aprendizaje activo. La memorización puede funcionar a veces -y hay situaciones en las que no queda otra- pero, para la mayoría de nosotros no es la forma más efectiva de estudiar. Lee bien el texto y diferencia entre hechos y conceptos. Los segundos son más importantes y hay que entenderlos, más que memorizarlos. Para los primeros, muchas veces, ya tenemos a Google. Contra más reflexiones y trates de entender lo que estás estudiando, mejor será el desempeño posterior.

  • Si utilizas subrayadores de colores, recuerda que no es lo mismo reconocer que recordar. Me encanta esta parte: generalmente, no recuerdas lo que has subrayado, sino que lo reconoces. Por eso luego te quedas en blanco durante el examen. Para asegurarte de que has entendido y asimilado el concepto, intenta explicártelo a ti mismo con tus propias palabras. Además, recuerda que se subraya lo importante, no se embadurna de amarillo la página. Yo era uno de los que hacía esto a tope.

  • Dormir adecuadamente ayuda a consolidar lo estudiado. Descansa.

  • Tomar notas es muy importante. Pero más importante aún es, después de la clase, pasarlas a limpio e incluso ampliarlas un poco; aunque sean 5 minutos. Cuanto antes mejor porque, si no, olvidarás lo que anotaste.

  • Pregunta a tus compañeros. Pregunta a tus profesores. Están para eso.

  • Practica la recitación activa. No tengas miedo a explicarte la lección a ti mismo en voz alta si no hay nadie disponible en ese momento. En una ocasión, para hacer una guiada turística en Noruega, me pasé una tarde entera en mi habitación contándole el viaje a turistas imaginarios. Hasta coloqué un par de sillas simulando que eran asientos del autobús. Me ayudó mucho, la verdad.

  • Aprende a usar el libro de texto. Recuerda la regla SQ3R (Survey, question, read, recite and review). Básicamente, se trata de que te hagas tú mismo preguntas y que luego encuentres la mejor manera de responderlas y explicarlas con tus propias palabras.

  • Estudia un poco cada día, en lugar de mucho el día antes del examen. Te cansarás menos y aprenderás más.

  • Utiliza reglas nemotécnicas para ayudarte en el aprendizaje. Cuando estudio un idioma, a mí me suele ir muy bien el asociar una imagen o una frase corta a las palabras que me resultan difíciles de memorizar.
11 tips para estudiar más fácil y mejor.
Image by Karolina Grabowska from Pixabay

Y esto era todo por hoy. Espero que os ayude a aprender mejor cualquier cosa.

Vía Open Culture.