Biohackers

Hoy he terminado de ver “Biohackers“, en Netflix. La empecé porque todo lo relativo a tunear el cuerpo aprovechando la tecnología me llama mucho la atención (incluido, por ejemplo, el libro sobre transhumanismo de Luc Ferry), pero la serie no me ha gustado. Está compuesta por seis capítulos de unos 40-50 minutos y se deja ver, pero el inicio prometedor se transforma después en una historia convencionalísima y llena de incongruencias.

El guión de Christian Ditter es errático e inconsistente. La verosimilitud de la historia es pobre y apenas aprovecha el filón interesante, que es el de los jóvenes geeks y aspirantes a influencers que aspiran a formar parte de la vanguardia de la revolución transhumanista. No creo que continúe con la segunda temporada, cuando la estrenen.

Otras cosas que he visto últimamente:

Maldita: una serie de fantasía medieval artúrica que se ve de un tirón aunque tiene algo de tufillo a cartón piedra. La historia es interesante a ratos y otras veces intrascendente. La mitología es confusa y a veces- demasiadas- da la impresión de que estás viendo un pastiche de otras producciones. Para echar un rato, pero olvidable. No sé si seguiré con ella.

La huésped: No entiendo cómo Andrew Niccol se ha dejado liar para producciones cada vez más intrascendentes. Desde Gattaca y SimOne, nada que merezca la pena. En este caso, la historia ya prometía desastre, porque está basada en una novela de Stephenie Meyer. Los mismos postulados ultras que en Crepúsculo, pobremente escondidos, para una película de ciencia ficción que mezcla la novela rosa con el aburrimiento supino. Tiene algún momento con más vidilla y un escenario natural desértico muy espectacular, eso sí. Mejor abstenerse de perder el tiempo.

Encurtido en el tiempo: Seth Rogen suele hacerme reír, y en este caso también lo ha logrado con una historia surrealista acerca de un tipo que se queda conservado en una tina de pepinillos en vinagre y regresa a la vida, un siglo después, para comprobar que su único descendiente es un fracasado diseñador freelance de apps. No es la peli de tu vida, pero sirve para pasar un rato agradable después de la cena. Está en HBO.

Seth Rogen durante una escena de “Encurtido en el tiempo”.